Seleccione una
Ubicación

Shire Global

Colitis Ulcerosa

Ulcerative ColitisLa colitis ulcerosa es una enfermedad crónica relacionada con la inflamación del colon y que cursa con períodos de remisiones (sin síntomas) y recaídas. Los pacientes a menudo deben pasar el resto de sus vidas tomando medicación para mantener la remisión de los episodios y evitar las recaídas. Esto tiene un gran impacto en su calidad de vida.

Los síntomas generales de la colitis ulcerosa incluyen diarrea, presencia de sangre en las heces, molestias abdominales, mal estado general, cansancio y pérdida de peso. La intensidad de estos síntomas puede clasificarse como leve, moderada e intensa según la frecuencia de la diarrea y la presencia o ausencia de sangre en las heces, dolor abdominal, fiebre, taquicardia e hipotensión postural.

La colitis ulcerosa puede sub-clasificarse dependiendo de la extensión del colon afectado. Así, se diferencian 3 sub-tipos de colitis ulcerosa:

Proctitis ulcerosa: que está limitada al recto y es la forma más frecuente de la enfermedad.

Colitis Izquierda: afectando todo el lado izquierdo del colon.

Colitis extensa: La afectación es más allá del colon izquierdo, como por ejemplo el colon transverso. Si afecta al colon en su totalidad hablamos de pancolitis.

Se estima que los pacientes en remisión tienen un 80-90% de probabilidad de mantenerse así en el siguiente año, mientras que los pacientes con enfermedad activa tienen un 70% de probabilidad de una exacerbación al año.

El tratamiento de la colitis ulcerosa se basa en antiinflamatorios derivados del ácido 5-amino salicílico e inmunosupresores. Adicionalmente se pueden utilizar en casos graves fármacos llamados biológicos, que son anticuerpos dirigidos frente a sustancias inflamatorias. Estos fármacos se inyectan por vía intravenosa o subcutánea . A pesar de ser fármacos eficaces su uso está restringido a casos graves, ya que también provocan importantes efectos adversos. La mesalazina (ácido 5 aminosalicílico o 5-ASA) es un compuesto antiinflamatorio que constituye uno de los principales tratamientos de esta patología. La mesalazina se puede administrar por vía oral y/o rectal.

Los corticoesteroides son los antiinflamatorios más potentes y por ende con mayores efectos secundarios que el 5-ASA. Se pueden administrar por vía oral, intravenosa o en enemas. Se utilizan cuando el empleo de la 5-ASA no es suficiente para que el paciente entre en remisión (se inactive la enfermedad). Lo ideal es utilizarlos por el menor tiempo posible, sin embargo algunos pacientes los necesitan en dosis altas durante las crisis severas.

Otro tratamiento de la colitis ulcerosa es la cirugía: la proctocolectomía es la cirugía más común, esto es, la extirpación completa del colon y el recto, con ileostomía que es la creación de un orificio pequeño en la pared abdominal donde la punta inferior del intestino delgado, se lleva hasta la superficie de la piel para drenar las heces.

Otra cirugía que se practica en casos de colitis ulcerosa es anastomosis ileoanal, en donde se extirpa la porción enferma del colon y se conservan los músculos externos del recto. El íleon se une dentro del recto, formando una bolsa o depósito que contiene las heces. Esto le permite al paciente defecar a través del ano en una forma normal.

Notificación sobre el uso de cookies

Este sitio usa cookies con la finalidad de proporcionarle un servicio más eficaz y personalizado. Si usa este sitio, debe aceptar nuestro uso de las cookies tal y como se establece en nuestro aviso sobre cookies. Lea nuestro aviso sobre cookies para obtener más información sobre las cookies que usamos y sobre cómo eliminar o bloquear el uso de cookies. MÁS INFORMACIÓN